Represor y abusador: durante 10 años se aprovechó de una menor que estaba a su cargo

País 11/01/2018 . Hora: 10:20
Represor y abusador: durante 10 años se aprovechó de una menor que estaba a su cargo

Durante la última dictadura militar Héctor "El Oso" Acuña integró el Servicio Penitenciario bonaerense y fue torturador en el centro clandestino La Cacha. Con dos condenas por delitos de lesa humanidad, desde 43 privaciones ilegales de la libertad hasta homicidios, ahora sumó una nueva investigación en su contra. Lo denunciaron dos fiscales por abusar durante 10 años de una menor de edad, incluso mientras estuvo preso.

"Los fiscales Santiago Marquevich y Mariela Labozzetta –a cargo de la Fiscalía Federal N°2 de Morón y la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra la Mujeres (UFEM), respectivamente–impulsaron la acción penal para que se investigue a Héctor Raúl "El Oso" Acuña y se lo indague por el presunto abuso sexual agravado de un pariente", informó la página Fiscales.

MLP

La víctima estaba a su cuidado y fue abusada desde los cinco años. Acuña no se detuvo ni siquiera en 2006, cuando lo arrestaron. En ese entonces, la chica fue llevada al penal de Marcos Paz para verlo cuatro veces y el represor buscaba siempre algún pretexto para quedar a solas con ella, especialmente cuando las visitas se hacían en los boxes privados de la cárcel.

Después de analizar las pruebas, los fiscales indicaron que los abusos sexuales fueron sostenidos en el tiempo y fueron adquiriendo, además, una gravedad progresiva a medida que la víctima crecía.

PROVINCIA BBB

Los hechos ocurrieron entre 1998 y 2007. La joven, que tenía un vínculo familiar con Acuña, quedaba a su cuidado cuando sus padres se iban a trabajar y era amenazada por el represor para que no contara lo que le hacía. En ese infierno la tuvo sometida desde los cinco hasta los 14 años. Recién cuando cumplió 16, se animó a contárselo a una amiga y así empezó el camino que terminó con la denuncia judicial.

Acuña fue encontrado culpable de 43 privaciones ilegales de libertad, 127 casos de tormentos y de los homicidios doblemente calificados por alevosía de Olga Noemí Casado y Laura Carlotto, la hija de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo. El tribunal describió a Acuña como una persona con gran autoridad entre los miembros de las fuerzas de seguridad y muy temido por las víctimas por su crueldad. Cuando se leyó la sentencia provocó incidentes, cuando se quiso abalanzar sobre parte del público, víctimas y exmilitantes de organismos de derechos humanos.

CABA
Dejar un Comentario