El desesperado juego de "el gato y el ratón" para no quedarnos sin dólares

Opinión 21/06/2020 . Hora: 08:30
El desesperado juego de ”el gato y el ratón” para no quedarnos sin dólares

Mientras se dilata la resolución por la deuda, en el Banco Central enfocan casi todas las miradas en controlar el tipo de cambio y preservar un nivel razonable de reservas. La recesión y la cuarentena les da un respiro para no tener que pensar en un peligro inminente en materia inflacionaria. Eso vendrá más adelante.

En el Banco Central actual incomoda el valor del "contado con liqui" y el MEP, que están significativamente por encima del dólar PAIS (el oficial más el impuesto del 30%). Para el BCRA, el actual valor del dólar a 73 pesos es "competitivo". Creen que no es necesaria una devaluación mayúscula, pero sí un cierto "deslizamiento". En lo que va de junio, el dólar se depreció un 3.34%. "Devaluar sin que se note", dicen por lo bajo desde el organismo comandado por Pesce. Temen que una depreciación anunciada se traslade a los precios, aunque en este contexto de cuarentena y coronavirus es difícil pronosticar qué ocurriría.

PROVINCIA BBB

También en el Banco Central le echan la culpa a la "pesada herencia" de Sturzenegger. Dicen que quienes "juegan" en el "contado con liqui" son bonistas que tomaron deuda en el 2018 y ahora quieren salirse del país a como de lugar. En las últimas semanas se produjeron más regulaciones y endurecimientos indirectos al cepo.

Entre el 20 de abril y el 28 de mayo, el Banco Central perdió casi 1.400 millones de dólares. Buena parte de ese pérdida se debió al esfuerzo que hizo el Banco Central para sostener el valor del dólar lo más quieto posible. Desde allí hubo un cambio de la estrategia: dejar correr un poco más al dólar y no sacrificar reservas. Y resultó: las reservas volvieron a incrementarse y actualmente quedaron en 43.172 millones. No es tampoco para tirar manteca al techo pero se cortó la tendencia.

CABA

Con regulaciones, cepos y restricciones, el Banco Central está tapando la olla de demanda de dólares. E intenta fastidiar a quienes se filtren por otros canales. Pero el apetito por los dólares sigue estando. Es difícil atrapar al ratón. Y además son muchos.

Tampoco en el Banco Central quieren llegar al punto de restringir importaciones como ocurrió en el final del gobierno de Cristina Kirchner cuando las reservas netas había quedado en niveles bajísimos. Sería comprarse un problema con las pymes y la Unión Industrial. Como se advierte, todas las alternativas tienen sus costos. Una definición por la deuda podría mejorar el panorama. Esperemos.

STMLP
Dejar un Comentario