¿El trap es el nuevo rock and roll?

Música 08/11/2020 . Hora: 16:57

Por Juan Pedro Barra

En el último tiempo ha crecido una comparación, despectiva por parte de un sector, en la que se enfrentan el trap y el rock and roll. El punto más alto de esta discusión se dio hace unos meses, cuando Trueno, en su canción Sangría, dice sin escrúpulos que "les guste o no les guste, somos el nuevo rock and roll". Sin embargo, la discusión sigue igual de vigente y -como todo en Argentina- comienza a convertirse en un Boca-River.


Este artículo va tomar al trap como una rama del rap, inherente a él (y no como algo más cerca del reggaetón como muchos piensan). Cabe destacar que los acercamientos entre el hiphop y el rock fueron muchísimos y muy variados. Podemos hablar de Run DMC y Aerosmith haciendo una reversión de "Walk this way", o en nuestro país de El Sindicato Argentino de Hiphop reinventando "Mil horas" e incluso, más venido en el tiempo, de Wos usando un sample de Los Redondos para su canción "Luz delito".

Sin embargo, la relación más estrecha entre ambos está en la historia de cada uno y sus similitudes para nada casuales.

LA MÚSICA NEGRA Y EL BAILE COMO REVOLUCIÓN

Aunque los comienzos del rock son algo confusos, todas las versiones coinciden en una cosa: nació como "música negra", de festejo y baile. Los comienzos del hiphop, al ser más cercanos en el tiempo, están mucho más claros.

El hiphop nace en una fiesta en los años 70, en el barrio neoyorquino marginal del Bronx. Se establece entre los habitantes del barrio como música de fiesta, en contraposición de la música disco reinante en ese entonces (debido a que a los pobres del Bronx no los dejaban entrar en las discotecas de moda, y allí nace este movimiento). 

Con el Bronx prendido fuego (ya que los propietarios incendiaban sus apartamentos en orden de cobrar los seguros), con la criminalidad subiendo y subiendo, con la marginalización cada día más marcada y con una alcaldía que los dejaba abandonados; ¿Qué se podía hacer? Bailar.

En las fiestas había un DJ que usaba dos bandejas pasando el mismo vinilo, lo que se hacía era repetir en loop la parte de la canción meramente instrumental, sin voz. En esos discos de jazz, soul, funk y rock; los convocados a las fiestas bailaban el famoso breakdance, mientras que otros denominados MC’s (maestros de ceremonia) soltaban versos sobre la instrumental.

"CUALQUIER BOLUDO HACE TRAP/RAP"

Esa es la idea. Como se acaba de ver, el hiphop nació como una democratización de la música. No los dejaban entrar, entonces hicieron su fiesta afuera. Y en esa idea de "esto es para todos", la forma de expresarse no podía ser dificultosa. Cualquiera podía agarrar un micrófono y convertirse en MC para rapear lo que pensaba, sin más habilidad que tener oído musical.

Luego llega el beatbox, y ni siquiera se necesitaba un DJ con dos discos iguales y un micrófono. Con un amigo que sepa hacer esos ruidos raros con la boca ya se podía rapear.

No obstante, es innegable que esto es un arma de doble filo. Canciones como "Fideos con tuco" del Chapu Martínez (si, el de "tráeme la copa Messi") ridiculizan el género, convirtiéndolo en una parodia de sí mismo. Una canción que deja la duda de si es él realmente quién canta, pero que al menos da la certeza de saber que él no la escribió. Es por eso que acá nace una diferenciación: cualquiera puede rapear, no cualquiera puede hacer rap.

Si bien esto no está claro, hay dos supuestos significados del rap. Uno dice que significa Ritmo Y Poesía, por sus siglas en inglés (Rythim And Poetry). El otro dice que la palabra "Rap" se usaba en el renacimiento para referirse a una expresión brusca y directa. Se podría decir que el Rap es una mezcla (o una tensión) entre estos dos significados.

Explicar el estilo directo y brusco del rap sería redundante, y queda expresado que este estilo queda en una mezcla del ritmo y la poesía (tomando eso como los tecnicismos del género: métricas, musicalidad, variadas técnicas, etc.). Es por eso que cualquiera puede rapear, no cualquiera puede hacer rap/trap.

LA VUELTA DE LOS MUFADOS

"Los mufados han llegado" es un artículo escrito en 1961 por el poeta e historiador Miguel Grinberg, publicado en su revista Eco Contemporáneo. Allí presenta a su generación cómo "los mufados", y se tratan de los primerísimos integrantes del rock (como movimiento cultural) en Argentina.

Grinberg los presenta cómo una generación rebelde, no revolucionaria. Es decir, la disrupción del rock en Argentina no era política, al menos no en su faceta institucional, sino que era generacional. La rebeldía de los mufados era contra la generación anterior, la de sus padres.

En un retrato muy fiel de la época, Grinberg explica que los mufados eran acusados de comunistas por el sector argentino más conservador. Ellos también los trataban de "drogones", "quilomberos", hippies marxistas, de hacer música poco seria y hasta de pervertir a la juventud. Sin embargo, para la izquierda los mufados eran cipayos, que se vendían a la cultura imperialista y el rock era una música burguesa. Los policías los reprimían por "usar cabello largo y ropa estrafalaria".

Ahora, toda esta descripción despectiva suena bastante familiar, ¿no? El trap hoy en día es atacado por todo eso. La música imperialista que traiciona nuestros valores, los drogones que pervierten a la juventud, la vestimenta exagerada y la música poco seria: los comienzos de ambos géneros en nuestro país no son para nada distintos.

Una frase muy interesante del artículo de Grinberg dice "la única etiqueta de los mufados la llevan pegada en el culo y dice: por aquí no". Esta esencia adolescente de autogestión y negación es aplicable al trap al 100%. Tomando el ejemplo de Duki, el primer gran exponente, la actitud del trap fue casi siempre (las excepciones hacen a la regla) de darle la espalda a las discográficas y autogestionarse para no entregar nada a nadie.

Y, si bien muchas de las letras hablan de dinero y cosas por el estilo, se ha malinterpretado cómo una ostentación, cuándo en realidad es la expresión de un deseo. Del deseo de pibes de barrio que sueñan con el Mercedes Benz, sin entregarle el culo a nadie. Volviendo a Duki, bien lo expresa él en la canción "Otro level", que dice: "¿Qué tu quieres? ¿Qué no hable de droga, dinero y mujeres? Si al final de todo, es lo que todos quieren".

Tampoco se puede negar que el trap nació cómo una música casi bolichera, pero esto no fue tan distinto para el rock nacional. Además, shows cómo los de YSY A en Vorterix o Wos en el Luna Park demuestran que el género está en un sendero de maduración.

Sin embargo, aunque sean tan iguales, los fundamentalistas del rock "old school" siguen enojados con el trap. Y esto se debe a una discusión meramente generacional, así cómo los mufados en su momento. Irónicamente, es la rivalidad misma entre el rock y el trap lo que los hace tan iguales.

Dejar un Comentario