Festejo y rebeldía, a 20 años del "Topo Gigio" de Riquelme

Deportes 08/04/2021 . Hora: 11:58

Este jueves 8 de abril se cumplen nada más y nada menos que 20 años del mítico festejo que dejó a todos con la boca abierta. El "Topo Gigio" de Riquelme que marcó la historia de Boca y del fútbol en general. 

Era el segundo gol "xeneize". El ahora vicepresidente segundo de Boca concretaba -de cabeza- un rebote en el arquero Franco Constanzo, quien le había rechazado su remate de penal y ponía al Boca de Carlos Bianchi en ventaja de dos goles, superclásico que finalizaría por 3 a 0 ante los dirigidos por Rubén Américo Gallego.

Más allá de la estadística, aquella fría tarde-noche del 8 de abril de 2001 quedaría para siempre grabada en la memoria colectiva por aquel festejo irreverente de Román y que marcaría a fuego la difícil relación jugador-dirigente que siempre tuvo con el entonces presidente de Boca, Mauricio Macri.

La marca de aquel superclásico iba a comenzar a gestarse apenas pasado el minuto 70 de juego: penal para Boca -que ya ganaba 1-0 con un gran gol de Hugo Ibarra- y sin dudarlo, Riquelme toma la pelota para ejecutar, se concentra, decide rematar fuerte y cruzado. Franco Costanzo tapa el remate pero no puede contener, cabezazo de Román en el rebote y gol. El partido se ponía 2-0.

El festejo del 10 enloqueció a todos. Con sus manos en las orejas, como "escuchando", y su mirada desafiante que apuntaba a un sector estratégico: el palco oficial, donde a excepción de Macri, estaba gran parte de la comisión directiva.

"El festejo fue para mi hija porque le encanta el Topo Gigio", fue la irónica respuesta ante la pregunta obligada, tras la goleada al eterno rival, sobre tamaño festejo. Lo cierto es que la relación entre la dirigencia y el jugador ya estaba absolutamente rota.

Las diferencias económicas, la falta de pago a los jugadores y la tensa presidencia fue lo que el ídolo xeneize se puso al hombro en aquel festejo, del que pasaron ya dos décadas y que quedó en la retina de millones de argentinos y argentinas. 

Dejar un Comentario