Sufrió bullying en una escuela platense, el Cosplay la liberó y hoy la rompe: "Yo también prejuzgaba pero me animé”

Sociedad 09/06/2021 . Hora: 13:43

Katya La Plata pisa fuerte en el mundo del Cosplay. En diálogo con LAPLATA1.com, cuenta de qué se trata esta disciplina artística y cómo ha cambiado su vida.

“Es una disciplina relativamente nueva. Hace 15 años que se practica en Argentina, pese a que se desató en la década del '70. Al principio, la gente mucho no se animaba. Viene de Japón y está relacionado con el mundo animé”, empieza.

“Cosplay” es una contracción de costume play (interpretar disfrazado). Consiste en una actividad representativa, donde los participantes, también llamados cosplayers, usan accesorios y trajes que representan un personaje específico o una idea.

“Es un público muy amplio, aunque se concentra de los 15 a 30 años. No solamente hacemos juntadas en espacios abiertos, sino que se hacían eventos antes de la pandemia en los que había shows de artistas y se hacía venta de merchandising de películas o series. Como si fueran ferias. Y también había concursos de cosplay. Las personas se caracterizaban y hacían una performance sobre ese personaje. Luego el jurado calificaba esta performance. Se tienen en cuenta tanto el disfraz como la actuación”, agrega Katya.

Y cuenta: “Yo hago cosplay desde hace cuatro años. Empecé con cosas simples. Básicamente con ropa que tenía en casa, y después fui mejorando la calidad de los trajes. En el último tiempo me fui perfeccionando aún más a partir del maquillaje y otros detalles que uno hace para parecerse más al personaje”.

Por otro lado, contó que ella fue jurado en varios eventos del país: “En La Plata tenemos grandes artistas, pero en Capital Federal es donde se concentran los de mayor nivel”.

“Yo antes de hacer esto, prejuzgaba de las personas que lo practicaban. Creo que esto ha ayudado a la personalidad de mucha gente. Se sienten libres, sin las etiquetas de la sociedad. A muchas personas que sufrimos bullying en un pasado, esto nos ayudó a abrirnos”, reflexiona.

Y concluye: “Esta faceta artística ayuda a relacionarse desde otro ámbito. Era un tema que me interesaba desde afuera, pero nunca imaginé que lo iba a hacer. Era muy tímida. Sufrí bullying en la secundaria. Tuve varios cambios de escuelas. Me costaba adaptarme. Y esto me ayudó a abrirme y relacionarme de otra manera con la gente. Interpretar un personaje puede sacar muchas cosas de vos mismo, que en tu vida cotidiana se complica. Ayuda para sacar tu parte graciosa e histriónica, por ejemplo”.

BNA ALARGADO
Dejar un Comentario