"Fue muy chocante": Docente de La Plata le pidió a los alumnos que "hablen con un muerto" y una joven no se lo bancó

Universidad 16/07/2021 . Hora: 12:29
”Fue muy chocante”: Docente de La Plata le pidió a los alumnos que ”hablen con un muerto” y una joven no se lo bancó

Una estudiante de la UNLP decidió contar la extraña situación que presenció en una materia de la Facultad de Periodismo.

Sucedió en el año 2019 y se trata del “Seminario de narrativas de experiencias pedagógicas en comunicación”.

Karina dialogó con LAPLATA1.com y reveló que el docente le pidió que “hablaran con un muerto”. Ella es cristiana y se opuso a esta práctica: “Fue muy chocante”.

“Fue muy raro que te pidan hacer cosas con el cuerpo. Uno de los profesores ayudantes había hecho actuación, y nos pidió que corriéramos las sillas y quedó todo el salón en blanco. Hicimos un círculo y nos pidió que caminemos, que hagamos formas, y en un momento nos hace sentar en el piso”, comenzó el relato Karina.

“Ahí nos dice que nos crucemos de piernas y que respiremos hondo. Yo sentí que estábamos haciendo yoga”, siguió.

Y el profesor sorprendió: “Vamos a cerrar los ojos, y vamos a empezar a hablar con alguien, con alguna persona que esté muerta”.

“No sabía cómo reaccionar a eso. En una facultad de Educación Física sería, quizás, sería algo normal hacer algo con el cuerpo, pero en la Facultad de Periodista no es algo común”, reflexiona Karina.

“Yo me sentí súper incómoda. Nos pedía que charlemos con él y darle las gracias por su guía. Fue tan chocante que me levanté de ese círculo y me fui a sentar al lado de la profesora, y al oído le dije que no iba a hacer eso”, recuerda Karina. Le explicó que iba en contra de sus creencias y valores.

“Hay algunas personas que se resisten pero ustedes sigan experimentando con su cuerpo”, dijo el profesor mientras Karina dialogaba disconforme con otra de las profesoras.

Cuando terminó la clase, la joven fue a reclamar la situación ante las autoridades de la Facultad.  

“Me comentaron que eran clases especiales que habían añadido a la currícula y que se estaban implementando ese año. Y que no estaba obligada a hacer eso”, le confió una de las autoridades.

Karina asistió a la clase siguiente. Creyó que, tal vez, todo volvería a la “normalidad”. Pero otra vez el profesor tomó la batuta y los hizo sentarse en el piso. “Nos decía que teníamos que absorver al energía que había en el mundo”, cuenta Karina.

Inmediatamente la alumna agarró sus cosas y se marchó. No siguió con la materia.

“Fue algo grave. Era como una sesión de espiritismo como se ve en las películas”, completó.

BNA ALARGADO
Dejar un Comentario