Qué es de la vida de Pac-Man, la histórica casa de videojuegos que atrapó a cientos de generaciones de platenses

Sociedad 21/07/2021 . Hora: 16:07
Qué es de la vida de Pac-Man, la histórica casa de videojuegos que atrapó a cientos de generaciones de platenses

Pac-Man es un riñón de La Plata. Forma parte de su rica historia y de la infancia de cientos de generaciones que pasaron por la mítica casa de videojuegos ubicada en 8 entre 51 y 53.

Los fines de semana estaban superpoblados. Chicos y grandes pujaban por ver quién sacaba más fichas de la cascada, aquella máquina que tenía la virtud de hacerte feliz en pocos segundos, si lograbas el cometido de llenarte el puño de fichas. También entraban en escena los que intentaban “dar vuelta” el Virtua Striker, recordado y legendario juego de fútbol, o el Wonder Boy, protagonizado por un pequeño hombre de las cavernas que atacaba con un martillo de piedra y montaba una patineta.

Si hacemos un repaso por los clásicos arcades, el Daytona (juego de carreras) marcaba tendencia y picaba en punta a la hora de pasar horas y horas de diversión. En fin, son tantos, que no alcanzaría esta nota para mencionarlos uno por uno.

Gastón Pezzi es el hijo del dueño y creador de Pac-Man. Su vida está ligada al negocio familiar. Creció en el lugar, conoce cada rincón, e invitó a LAPLATA1.com a recorrer ese fantástico mundo de los videojuegos. Habló de todo. Los inicios del éxito, los famosos que utilizaron sus máquinas, cómo tuvieron que reinventarse con el paso del tiempo, y mucho más…

¿Qué significa Pac-Man en tu vida?  ¿cómo está el lugar hoy en día?

-Pac-Man es una empresa que nace a principio de los ‘80 y claramente significa para los socios fundadores y sus hijos que hoy continúan con la empresa un miembro más de la familia, alguien que se lo cuida con cariño, que se le está encima y se lo trata de mejorar día a día.

¿Cómo se adaptaron a los cambios en la industria de los videojuegos, que obligatoriamente los llevó a modificar los clásicos arcades por entretenimientos más familiares?

-A medida que fu pasando el tiempo hubo que adaptarse. Si uno recorre las fotos viejas del local, en los años 80 eran todos videojuegos arcade. Luego en los 90 empezaron a aparecer los redemptions que son las máquinas que entregan tickets y se cambian por premios. Al principio, teníamos sólo 2 o 3 porque no sabíamos qué aceptación iban a tener en el público. Luego, a medida que las consolas hogareñas fueron tomando más protagonismo y evolucionando, las fábricas se volcaron más a este tipo de máquinas que se asemejan un poco a las máquinas de apuestas y tienen otro tipo de adrenalina. Hoy por hoy puedo decirte que los arcades o videojuegos representan el 10% del total de las máquinas, aunque se trata de máquinas de disparo y manejo con pantallas gigantes led y realidad virtual. El resto está conformado por máquinas de premios instantáneos como las grúas de peluche, las key master donde ya han ganado un iPhone 11 Pro Max, un iPhone X y una Play Station. Luego completan la lista las máquinas de tickets, las cascadas de fichas y los kiddies para los más chicos.

¿Cómo nació este negocio familiar?

-A fines de los 70, Alfredo, uno de los dos hermanos fundadores que es ingeniero electrónico, fanático de la tecnología y un adelantado de su época, empezó a probar de fabricar los videojuegos con plaquetas que traía de los Estados Unidos. Acá se armaba el mueble y se le ponía el monitor. Para esa época era todo una rareza. De hecho en capital, los videojuegos estaban prohibidos por temor a lo desconocido.

También se creía que los jóvenes podían no ir al colegio por la adicción que eso podía llegar a generar. En ese tiempo, Las máquinas se ponían en los bares y se repartía la recaudación entre el dueño de la máquina y el dueño del bar. Mucho antes de abrir el local, las máquinas las teníamos repartidas por muchos bares de la provincia de Buenos Aires.

¿Qué famosos visitaron Pac-Man?

El ex intendente Pablo Bruera, incluso en mandato, solía venir con sus hijos los domingos. También han venido seguido el Pato Galván y varios jugadores tanto de Gimnasia y Estudiantes. De hecho, un jugador habitué que lo podías encontrar todos los días de la semana jugando a las cascadas luego de los entrenamientos, era Nacho Fernández, que dejó de venir cuando lo transfirieron a River. Nacho le tiene mucho cariño a Pac-Man y todos los que trabajamos acá hace mucho tiempo.

¿Alguna anécdota que recuerdes?

Hace 10 años aproximadamente, en vísperas del Día del Niño, que es el día más concurrido del año, se rompió un cable maestro que suministraba la luz a toda la manzana. Nos quedamos sin luz para poder trabajar y no sabíamos si se iba a poder arreglar para ese domingo. Vivimos horas desesperantes pero finalmente la gente de Edelap actuó con pericia y sobre la hora nos salvó la vida.

¿Qué juegos eran los más buscados?

Los juegos, como todo, van teniendo modas. Lo que te puedo asegurar es que a mi entender el mejor de la historia y que sigue vigente hoy en dia es el Daytona. En su momento juegos como el Pac Man o el Wonder Boy fueron furor. ¡También el Tetris!

¿Cómo sobrevivieron a la crisis económica por la pandemia?

La pandemia fue lo más duro que nos tocó vivir en estos 40 y pico de años. Fueron 8 meses donde estuvimos cerrado con mucha angustia e incertidumbre. Tal vez nos ayudó mucho no tener que pagar alquiler y que apenas abrimos la gente se animó a venir respetando todos los protocolos. También tuvimos ayuda del estado y los proveedores que nos dieron plazos amplios para pagar las deudas que teníamos.

¿Qué significa ser uno de los lugares emblemáticos de la ciudad, donde pasaron generaciones y generaciones?

Es un orgullo para nosotros hablar con un platense en cualquier lado y que cuando nombras Pac-Man, automáticamente reconozca el local y su ubicación. También es un honor cuando los clientes nos dicen que venían de chicos y ahora traen a sus hijos ya que es una sensación que nos denota que el cariño que le imprimimos a la empresa es valorado por la gente sin importar generaciones.

¿Hubo pica con Texas? ¿Quién fue el mejor?

Siempre hubo pica con Texas, desde chicanear con el precio de las fichas, competir con horarios más amplios; ver quien traía la máquina más nueva y demás. No solo estaba mejor ubicado sino que también era más grande. En ese momento éramos David contra Goliat, pero como en la fábula, la historia se repitió y el más pequeño terminó derrotando al más poderoso (risas).

BNA ALARGADO
Dejar un Comentario