“Fue algo de Dios”: las donas de Homero Simpson salvaron a una joven colombiana que vive en La Plata en su peor momento

Sociedad 13/10/2021 . Hora: 12:11
“Fue algo de Dios”: las donas de Homero Simpson salvaron a una joven colombiana que vive en La Plata en su peor momento

Stefy es colombiana y llegó a La Plata en diciembre del 2019 junto a sus hijos. Tiene una historia riquísima que compartió con LAPLATA1.com.

El primero que partió hacia nuestro país fue su pareja. Un año antes de que ella desembarque. “Él tenía una oportunidad laboral en La Plata. No fue nada fácil tomar esa decisión. Pero lo analizamos y decidimos que él se viniera primero a La Plata. Llegamos a un acuerdo: si en un año a él le iba bien, nosotros nos trasladábamos. Pero si no funcionaba, él se volvía a Colombia”, recuerda.

A su pareja le fue bien. Él es tecnólogo en Sistemas, y ella es tecnóloga en Banca y Finanzas. Son profesionales. Pero en Colombia las oportunidades no abundaban.

“Nos dimos cuenta que las oportunidades laborales eran mejores, y también para la educación de nuestros hijos”, resalta.

Ese 4 de diciembre del 2019 fue muy especial. Una mezcla de sensaciones. “Fue un día feliz porque nos volvíamos a reunir como familia, pero también era triste por dejar atrás a nuestra familia y nuestro país. Llegamos cargados de muchas expectativas y muchos sueños”, dice Stefy.

Pero tres meses después se desataría la pandemia. Todo parecía venirse abajo. Stefy nunca consiguió un trabajo y tampoco tenía margen para buscarlo: no tenía con quién dejar a sus hijos ya que tampoco había clases presenciales.

La economía empezó a complicarse. Ahora su esposo trabaja como repartidor.

Y fueron las donas de Homero Simpson las que rescataron a esta familia de un panorama que se oscurecía a muchos kilómetros de su país natal.

“Estoy acostumbrada a trabajar, a tener mi ingreso. Vi una receta de donas que me llamó la atención, y la hice para mí, no para venderlas. Me gustó el proceso y fui perfeccionando la receta. Me tomó muchos meses y finalmente encontré una preparación adecuada. Me di cuenta que podía obtener ingresos con esto. Pero fue mucho tiempo de investigación y probar cómo quedaba”, aclara.

Primero se las vendió a los compañeros de trabajo de su pareja. El boca en boca fue clave. Se armó también una página de internet y las ventas empezaron a caminar. Se llaman Glassé Donuts.

“Ha sido la gracia de Dios la que nos ha sostenido. Estamos en un país donde no conocemos a nadie y en medio de una pandemia histórica pudimos hacer este emprendimiento”, dimensiona Stefy.

¿Y qué le gusta de La Plata a esta exitosa colombiana? “De La Plata me gusta que es una ciudad tranquila, que me puedo ubicar fácil en la direcciones porque soy malísima. Y me encantan las zonas verdes que hay. Y obviamente de Colombia extraño la comida. Realmente me ha costado un poco porque la gastronomía es súper diferente, pero poco a poco me he ido adaptando y le he tomado gusto a lo que he probado acá”.

Denuncia WhatsApp
Dejar un Comentario