"Somos una comunidad de guleros": dos platenses fueron a Once, invirtieron 15 mil pesos y arrasan con sus mega alfajores

Sociedad 21/10/2021 . Hora: 13:06
”Somos una comunidad de guleros”: dos platenses fueron a Once, invirtieron 15 mil pesos y arrasan con sus mega alfajores

Fausto tiene 20 años, estudia Medicina en La Plata y junto a su novia deleitan con su emprendimiento de alfajores artesanales.

Todo surgió en el verano del 2020. “Lo empezamos a cranear pero de manera desordenada al principio”, recuerda en diálogo con LAPLATA1.com.

“Teníamos un tiempo extra y queríamos lograr algún ingreso”, dice. Y agrega: “Queríamos llevarle algo a la gente, que la gente se apasione, lo comparta, lo disfrute y nos diga cómo estuvo. La idea era generar una comunidad donde todos podamos estar conectados por una misma pasión”.

Y casi al unísono se les ocurrió: “¡Son los alfajores!”. Tenían 15 mil pesos y los invirtieron. Se fueron al barrio porteño de Once y gastaron 5 mil pesos en bows, batidores y otros utensillos.

“Queríamos empezar ya, no perder el tiempo”, cuenta Fausto. “Luego compramos chocolate y dulce de leche y nos mandamos, sin saber si iban a gustar. Al principio nos compraban familiares, amigos, pero el gran boom fue cuando se dictó la cuarentena obligatoria. Con tanto desespero y revuelo, la gente fue directamente a parar a nuestro emprendimiento. No había muchos que ya estuvieran funcionando. Torino acompañó a muchísimas personas, fuimos en expansión y no paramos de crecer”, señala el joven. Torino Alfajores es el nombre del emprendimiento.

Y crearon una comunidad. Fausto la llama “guleros” y “guleras”. Las fotos de los alfajores son impactantes. Pero no se quedan de brazos cruzados: piensan en seguir innovando y lograr nuevos sabores.

“Queremos que sea una golosina popular; lo artesanal no tiene que ser inalcanzable a nivel de precios. Tratamos de usar la mejor calidad de materia prima y vender al menor costo”, señala Fausto.

Él tiene cursos hechos de pastelería y alfajorería. No es un improvisado. Y le enseñó todos los trucos a su novia. Entre risas, Fausto reconoce que ahora ella hace el baño de chocolate mejor que él. La alumna que supera al maestro.

Y completa: “Hacemos muchos hincapié en la amabilidad, el respeto, ser gentil con las personas, explicarles que están comiendo algo de muy buena calidad”.

Denuncia WhatsApp
Dejar un Comentario