Empezó el segundo juicio por el femicidio de Lucía Pérez y declararon los familiares

Judiciales 07/02/2023 . Hora: 17:43
Empezó el segundo juicio por el femicidio de Lucía Pérez y declararon los familiares

Más de 40 testigos empezaron a declarar a partir de este martes 7 de febrero en el segundo juicio por el femicidio de Lucía Pérez en Mar del Plata.

La familia de la joven que hoy tendría 23 años volverá a pasar por una delicada situación que ya vivenció con el primer juicio. 

PROVINCIA

Se trata del proceso que la Casación bonaerense anuló en 2020 y que estuvo lleno de errores: desde la mala interpretación de la autopsia que hizo que la fiscal María Isabel Sánchez hable de un supuesto empalamiento y su desencadenante de la absolución en 2018 de Matías Farías y su cómplice, Juan Pablo Offidani.

Como ese juicio se hizo mal, la Justicia ordenó la realización de un nuevo juicio oral que dio inicio este martes, a cargo del Tribunal Oral Federal 2, a cargo de los jueces Gustavo Dissore, Alexis Simaz y Roberto Falcone. 

CABA

En el banquillo de los acusados están Farías, el hombre que la drogó y la abusó sexualmente hasta matarla, Offidani y Alejandro Maciel, que lo ayudaron a lavar el cuerpo y llevarla hasta una sala de atención médica. Un día después quedaron detenidos y con prisión preventiva a excepción de Maciel, que estaba escondido en un hotel de Santa Clara del Mar, según consignó Infobae.

STMLP

El juicio que arranca hoy durará todo lo que resta del mes y se espera un desfile de 40 testigos, entre ellos peritos que intervinieron en el caso y deberán aclarar la situación en la que Lucía murió en la cama de Farías. 

Por su parte, el padre de la víctima había hecho referencia a la "lucha infinita" en 2019: “Te despertas y a los dos minutos la vida te pega la cachetada de que Lucía no está. Ahí empieza la lucha, pero la lucha mal, porque si tuviéramos justicia por ahí haríamos un paréntesis y pensaríamos de otra manera. Así no podemos hacerlo, te llevan a una lucha infinita y no podes ni hacer el duelo. Estamos continuamente en alerta. La Justicia tiene que darse cuenta de eso, no le puede hacer pasar esto a la víctima”.

Además, contradijo la teoría de que el femicida y Lucía se conocían previamente: “Es mentira que mi hija conocía a Farías. Se lo presentaron el 7, él le vendió un cigarrillo de marihuana y al día siguiente quedaron en verse a las 10.30 a metros de nuestra casa, para pagarle. Ahí se la llevaron y desde entonces su celular no volvió a activarse”.

Refiriendose al primer juicio expresó: "Recibimos una mala condena, misógina, clasista y machista. Los jueces hablaron de una manera totalmente errónea de Lucía, de ninguna forma pueden referirse así, y menos siendo menor. Me pareció desubicado. Todo lo que dijeron fue para tapar su muerte”.

La primera testigo en declarar fue la madre de Lucía, Marta, quien llevó puesta una pechera con la foto de su hija y la frase "Lucía, por vos juramos vencer". Declaró durante casi dos horas y sostuvo: “La secuestró esta narcobanda, para mí le apagaron el teléfono apenas la subieron al auto”.

Una de las abogadas que la representa, Verónica Heredia, le preguntó si hubo alguna actitud de su hija que le llamara la atención en esos días. “No, porque es lo que digo. Lucía era esto (en ese momento, mostró un atrapasueños). Era una persona ocupada, preocupada por sus cosas. Nunca vi nada que me llamara la atención, que pareciera algo raro. Si no, hubiese preguntado. Soy una persona abierta. Crié a mis hijos de esa manera. Así como trabajo de enfermera para los demás, uno hace tareas humanitarias terribles, de la misma manera lo hacía con mis hijos. Si hubiese tenido sospechas hubiese averiguado”, respondió.

La madre de Lucía relató que el sábado a la mañana volvió de trabajar y empezó a llamarla al celular y Lucía no respondía. Horas más tarde, su hijo le avisó que lo había llamado la Policía para decirle que la joven había sufrido un accidente y que tenían que ir hasta la comisaría de Playa La Serena.

“Cuando iba llegando le dijeron ‘Tu hermana está muerta’. Fui a la comisaría, me atendió un comisario con una mujer policía. Me dijeron que Lucía había muerto de sobredosis. Me dijo ‘la trajo su novio’. Pero Lucía no tenía novio. Me tomó una declaración. Cuando me dijo ‘Murió de sobredosis, la trajo su novio’ yo le dije ‘Lucía no tenía novio, ¿cómo sabe que murió de sobredosis?’ Eso fue todo. Era lo lógico porque un policía no me puede decir eso porque no se hizo una autopsia. No es el protocolo de un policía para hablar con una madre. Declaré. No podía”, contó Marta pero su relató se interrumpió con su llanto.

Luego, siguió: “No podía entender lo que me estaba diciendo. No podía entender que Lucía estaba muerta. No lo podía entender. La dejé viva 5 y cuarto de la mañana, le dejé 100 pesos y le dije ‘te quiero mucho’. No podía entender que me dijera ese tipo que mi hija estaba muerta”. También contó que en la morgue pudo ver a su hija, abrirle los ojos y recordó que “tenía olor a limpio”.

Según la investigación, cuando Lucía muere en la cama de Farías, éste último llama a Offidani y entre los dos limpian la escena del crimen, descartan las drogas que había en la casa del barrio Alfar, lavan el cuerpo y lo llevan a la sala de atención primaria de La Serena, donde los médicos constatan su muerte. Ambos sospechosos están acusados por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el suministro de estupefacientes seguido de muerte en concurso real con femicidio, cuya pena máxima es la reclusión perpetua.

Farías está alojado en la Unidad Penal 42 de Florencio Varela y Offidani, en la UP 44 de Batán. Ambos participaron por videoconferencia de los primeros minutos de la audiencia pero desistieron de seguir el debate y apagaron sus cámaras antes de que declare Marta.

A una pregunta del fiscal sobre si Lucía le contaba si le gustaba algún chico, Marta respondió: “Estos eran tres narcos, se dedicaban a vender drogas. La captaron el día anterior en la escuela. Ahí es cuando ellos captan a esa criatura. ¿Por qué el celular de Lucía quedó apagado a las 10 de la mañana? ¿Alguien sabe que Lucía apagó su teléfono o le secuestraron el celular? ¿Entró por su voluntad a esa camioneta? Siempre me hice esa pregunta en estos siete años. Lucía lo único que quería era pagar esa deuda (se refiere a que el día anterior le había comprado marihuana a Farías en la puerta de su escuela). Ella sabía y seguramente tuvo miedo. Si me enteraba, me iba a enojar mucho”.

El momento de mayor tensión de la declaración de Montero se dio cuando llegaron las preguntas de las defensas, tanto de Farías como de Offidani. María Laura Solari, defensora oficial de Farías, le preguntó qué le dijo la fiscal de instrucción Sánchez sobre la causa de muerte de Lucía: “Que fue por abuso sexual”, respondió.

Por su parte, el hermano de la víctima brindó testimonio: 


“Me comentó Lucía una vez que consumía estupefacientes. No volvimos a hablar. Me comentó que una vez había probado cocaína. Yo le dije que no estaba de acuerdo y no hablamos más. Yo no consumo cocaína. Marihuana sí. Fumamos un par de porros. Estaba perfecta de salud”, aseguró Matías, hermano de Lucía, que luego protagonizó un fuerte cruce con la defensa de Farías.

Sobre el día del crimen contó: “Salí de trabajar, pasé por mi casa un rato, después me fui, me quedé a dormir en lo de mi novia. Me parece que a Lucía la vi a la tarde. Habíamos hablado por teléfono, me había pedido plata, necesitaba 50 pesos, le dije que no tenía plata en casa, que después se la iba a acercar. Iba a pegar porro, una cosa así. Sobre Farías me dijo que era un loco que no tenía confianza, una cosa de esas. Me contó que era alguien nuevo, que no lo conocía. No me dijo que se iba a encontrar”, concluyó.

La defensa incluso llegó a preguntar: “¿Usted le vendió a su hermana?”. Pero la pregunta no fue aceptada por el Tribunal.

Las audiencias continuarán mañana miércoles y el jueves. Se espera que declaren unos 15 testigos, entre ellos médicos y peritos forenses. El juicio continuará todo febrero y se espera que el veredicto esté a fin de mes.

Dejar un Comentario