Continúa el Juicio por Lucía Pérez: declaran los policías y la enfermera del lugar

Judiciales 13/02/2023 . Hora: 12:22
Continúa el Juicio por Lucía Pérez: declaran los policías y la enfermera del lugar

Se estima que este miércoles culminen las audiencias con los testigos en el segundo Juicio por el femicidio de Lucía Pérez. Por lo tanto, este lunes y martes van a declarar quienes fueron convocados por la parte acusadadora, el fiscal Leandro Arévalo, en nombre del Estado, y las abogadas Verónica Heredia y Florencia Piermarin, representando a la familia de la joven. 

Por su parte, este miércoles, el Tribunal Oral 2 de Mar del Plata, tomará declaración a los propuestos por la defensa de los imputados. Luego, serán los alegatos.

COVID MLP

Este lunes se espera que declaren cinco policías bonaerenses que estuvieron cuando se realizaron las actuaciones, minutos después de conocerse la muerte de Lucía. Entre los hechos, tendrán que declarar sobre los registros en la escena del presunto crimen, en la casa de Farías; las primeras entrevistas y contactos con dos amigas de Lucía y con el hermano y la madre de la víctima, en la comisaría 13 de Mar del Plata; y  la detención de los acusados, al día siguiente de la muerte.

Por otro lado, también brindará testimonio la enfermera que estaba a cargo de la salita de salud, pero al no asistir en fin de semana a trabajar, dejó la guardia en manos de De la Colina, el entonces subsecretario de salud municipal.

EDELAP

Juan Pablo Offidani (de azul) y Matías Pérez, los acusados por la muerte de Lucía Pérez

SHIITAKE SUSHI AND WOK LA PLATA 300 x 300

Cabe recordar, que la semana pasada declaró dicho médico, y lo hizo titubeando, no pudiendo explicar con claridad si hizo o no el certificado de defunción de Lucía. Por lo tanto, es que se requiere la voz de la enfermera, para clarificar qué pasó.

Luego de la absolución de los acusados en el primer juicio (año 2018), el Tribunal de Casación de la Provincia anuló el fallo y, en lugar de dictar una sentencia, mandó a hacer de nuevo el juicio. Consideró que los jueces Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Aldo Carnevale no sentenciaron con imparcialidad y ordenó iniciarles juicio político.

Sin posibilidad de sumar pruebas para este segundo debate oral, las partes defensoras sostienen que Farías (28) y Offidani (47) son inocentes. Se sabe que el acusado más joven invitó a Lucía a su casa, que tuvieron sexo y que tomaron cocaína, presuntamente en grandes cantidades, según el propio Farías le dijo al médico y a los policías.

Para el fiscal y las abogadas, en cambio, Pérez murió en el contexto de un abuso sexual. Esa hipótesis es respaldada por el Estado nacional: la primera audiencia de este juicio la presenciaron in situ Horacio Pietragalla, secretario de Derechos Humanos nacional, y Estela Díaz, ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires.

La defensora de Farías, María Laura Solari plantea que la adolescente murió por el abuso de cocaína. Y se respalda en la actitud de su defendido, que nunca huyó, ni se escondió: llevó junto a Offidani a la chica a la Unidad Sanitaria, se quedó allí hasta que De la Colina confirmó su muerte y acompañó a los policías a buscar a una amiga para ubicar a la familia, además de abrirles la puerta de su casa y darles, a los agentes, las pertenencias de la víctima, en calidad todavía de testigo. Claro, antes se dedicó junto al otro imputado a “limpiar” la escena de drogas y dinero proveniente del narcomenudeo al que se dedicaba.

Para los acusadores, Farías era un transa barrial que, además de haberle vendido drogas el día anterior en la puerta de la escuela a Lucía y sus amigas (lo que les valió a los imputados una condena de ocho años de prisión en el primer juicio), usó su poder para darle cocaína en exceso y abusar sexualmente de ella entre las 10 y las 15 de ese sábado.

En la última audiencia de la semana pasada, los médicos forenses repitieron lo que ya habían firmado en los papeles y declarado en el juicio anterior: que Pérez murió por una “asfixia tóxica” producida por la cocaína, presuntamente ingerida en grandes cantidades, y que no se encontraron signos de violencia sexual, aunque eso no les permite descartar el abuso. Uno de los médicos habló de evidencias de sexo “brusco”.

Además, negaron la posibilidad de que haya existido un “empalamiento”, que fue de lo que habló la fiscal de instrucción María Isabel Sánchez apenas ocurrido el caso. La investigadora también había dicho que el cuerpo de la joven fue lavado, pero los forenses lo consideraron poco probable. La chica llegó a la salita de salud vestida y, según declaró su mamá Marta, tenía olor a limpio y las uñas cortas.

El juicio se encamina a una discusión clave: sobre si hubo consentimiento o no. Para las abogadas Heredia y Piermarini y el fiscal Arévalo no pudo haberlo jamás dada la relación de poder entre el dealer y la menor. Para la defensa, hay que considerar que el consentimiento en una persona de 16 años está contemplado en la ley.

Dejar un Comentario