"Siempre en mi pasaporte": guarda un viejísimo boleto de la línea 518 de cuando estudiaba en La Plata y se piantan lagrimones

La mujer decidió compartirlo en sus redes sociales. Otros usuarios también compartieron sus viejos "pasajes" que aún conservan. En tiempos de SUBE, un tuit desató la nostalgia
Sociedad 13/02/2024 . Hora: 11:39
”Siempre en mi pasaporte”: guarda un viejísimo boleto de la línea 518 de cuando estudiaba en La Plata y se piantan lagrimones
Francisco Angulo
Por Francisco Angulo
Periodista.

Un tuit viral desató la nostalgia en las redes sociales. En tiempos de la tarjeta SUBE, los usuarios recordaron cómo eran los viejos boletos.

“No hay que ser tan viejo para acordarse de esto”, fue el posteo que revivió cómo se viajaba en otros tiempos.

STMLP

Marisa Marturano fue una de las usuarias que recogió el guante y reveló que todavía guarda uno de esos viejos boletos en su libreta de pasaporte.

Estudiando en la UNLP, más de 35 años atrás. Creo que era el colectivo 518. Siempre en mi pasaporte. He tenido suerte”, escribió, y compartió una imagen del histórico boleto.

EPC COOL

“Manejaban, tiraban cambios, abrían y cerraban las puertas, fumaban, cortaban boletos y te daban vuelto en monedas o billetes ¿dónde quedaron esos choferes?”, lanzó otro de los usuarios.

En la misma línea, otra persona sumó: “El chofer tenía en la cabeza los precios, cortaba el correspondiente boleto, cambiaba el rollo en el camino, cobraba y daba el vuelto, y hasta enderezaba los pliegues de los billetes y los ponía en la caja con peso arriba para plancharlos y hacia los cambios con cajas manuales”.

CABA

“Yo me acuerdo y soy bastante más joven que ustedes. Las palancas de cambio tenían una funda peluche y habitualmente había una señorita parada en el costado izquierdo del chofer dándole charla mientras él pasaba los cambios del 1114 como un Mc Laren. Pisteaban como un campeón”, recordaron luego.

Un detalle que no pasó por alto: muchos usuarios se guardaban los boletos con número capicúa. ¿De la suerte?

Otra platense también compartió su experiencia: “Mi viejo cuando terminaba su recorrido (línea 275) se traía a casa su boletero (ese mismo, así tal cual), los rollos de boletos sin abrir y la maquinita de monedas. Lo ayudaba a controlar hasta que número tenía cortado en cada boleto”.

Se piantan varios lagrimones.

Dejar un Comentario