Bajó del caballo por un dolor, recibieron un diagnóstico durísimo, en 48 horas viajaron a La Plata y la dieron vuelta

Anabella nunca olvidará la noticia que recibió el 9 de marzo del 2022. Fue el momento más difícil de su vida. Encima, recientemente había nacido su bebé: "Yo solo pensaba que mi vida se estaba derrumbando"
Sociedad 15/05/2024 . Hora: 12:33
Bajó del caballo por un dolor, recibieron un diagnóstico durísimo, en 48 horas viajaron a La Plata y la dieron vuelta
Francisco Angulo
Por Francisco Angulo
Periodista.

Anabella es de un pueblito cercano a Sierra de los Padres y en febrero del 2022 vivieron un momento límite que los llevó a conocer la Ciudad de La Plata.

Todo comenzó cuando un primo cayó sin querer sobre la espalda de su hijo, Benjamín. Allí empezó un dolor importante y al día siguiente acudieron al hospital materno-infantil de Mar del Plata.

1000 AULAS NUEVAS

“Se hizo estudios y no encontraron nada. Nos decían que haga reposo, que le pongamos trapos calientes. Pero a Benja no le calmaba el dolor. Cada día iba empeorando. Hicimos placas, resonancias pero nada salía. Nos decían que seguramente era una inflamación”, recuerda la mamá en diálogo con LAPLATA1.com.

Al poco tiempo, Benja corrió una prueba de riendas. Ellos son de una zona rural y amantes de los caballos. Era una competencia en la Laguna de los Padres. “Mamá no doy más, no puedo respirar”, le dijo el pequeño. Algo grave estaba pasando. “Me acuerdo que se tiró. No me olvido más. Gritaba del dolor”, cuenta Anabella.

EPC COOL

Lo internaron y empezaron a realizarle estudios más complejos. Luego de una semana, el 9 de marzo, le dieron al padre una noticia muy dura: Benja tenía leucemia. Para colmo Anabella había dado luz recientemente: tenía un bebé de solo 15 días. No podía ver su hijo. Fueron 72 horas dramáticas: a los dos días Benja y su papá viajaron a La Plata y Anabella lo hizo con sus padres al día siguiente.

“El primer momento fue terrible. Yo estaba en shock. Encima no pude ver ni a mi hijo ni a mi marido por un mes. Quizás era eso lo que más necesitaba en ese momento: poder estar con ellos y no podía porque tenía el bebé”, reflexiona.

TEST VIAJES

Yo solo pensaba que mi vida se estaba derrumbando y le preguntaba a cada persona que venía a verme por qué nos estaba pasando esto”, agrega.

Y añade: “Sentía por momentos que era un sueño, que no podía ser real y que alguien me tenía que decir lo contrario, que no era mi hijo el que tenía leucemia, que era una confusión”.

Solo recuerdo mi casa llena de familiares y amigos conteniéndome en ese terrible momento. Yo llorar sin poder parar porque no podía creer como de un segundo a otro mi vida era otra. Por momentos no entendía nada. Era un sentimiento raro, de bronca, dolor, tristeza”, describe.

Conseguir un alquiler en La Plata fue todo un caos. Habían “apalabrado” un lugar pero cuando llegaron ya estaba alquilado. Quedaron algunas horas en la calle. Finalmente lograron dar con un lugar pequeño que estaba a 80 cuadras del Hospital de Niños. Luego, ya con más tiempo, se acercaron al centro de la ciudad.

Mi esposo no podía trabajar y yo estaba con mis nenes. La gente del pueblo vendía rifas y nos daba el dinero. Gracias a ellos y a nuestros padres pudimos vivir un año completo en La Plata”, agradece. También destaca el compromiso y amor de los profesionales del Hospital de Niños en ese complejo camino.

Hoy Benja está mucho mejor. Recientemente le dieron el alta: “Su cuerpo nunca rechazó las medicaciones. Siempre marchó bien el tratamiento”.

Tendrán que seguir viniendo a La Plata pero solo por controles, cada vez más espaciados. Afortunadamente, aquel triste 9 de marzo del 2022 parece haber quedado muy atrás.

TWITCH CADENA COOL
Dejar un Comentario