Se enamoraron en la Técnica 3 de La Plata y la rompen desde una casita de 6x5 pedaleando varios kilómetros: "Fue un éxito"

Pilar y Ezequiel se conocieron en la escuela, hoy tienen dos hijos y muestran el enorme sacrificio para poder salir adelante. Se expandieron y van por más: "No nos rendimos y estamos de lunes a lunes"
Sociedad 20/05/2024 . Hora: 11:15
Se enamoraron en la Técnica 3 de La Plata y la rompen desde una casita de 6x5 pedaleando varios kilómetros: ”Fue un éxito”
Francisco Angulo
Por Francisco Angulo
Periodista.

Pilar y Ezequiel se conocieron y enamoraron en la Técnica 3 de Los Hornos. Cuando ella tenía 17 y él 19 tuvieron a su primer hijo. Hoy tienen dos: Bautista y Matheo.

En diálogo con LAPLATA1.com, la joven cuenta cómo salieron adelante en los momentos más difíciles, sobre todo cuando su pareja se quedó sin trabajo el año pasado.

PROVINCIA

“Nos conocimos en la escuela. En la pandemia alquilábamos y nos volvimos a vivir a lo de mi mamá. Compramos los primeros materiales para nuestra casa mientras vendíamos empanadas y pizzas”, recuerda Pilar. 

“No teníamos trabajo, estábamos terminando el secundario y empezamos a vender churros, bizcochitos y algunas cosas más que elaborábamos nosotros. Después él consiguió un trabajo en blanco y abandonamos la venta fija aunque de tanto en tanto hacíamos pan relleno para vender”, cuenta también.

MLP

En el 2017 tuvieron su primer bebé y en el 2021 llegó la segunda alegría. El 2023 no fue sencillo. Un mes antes de casarse, Ezequiel perdió su laburo: “Teníamos 1200 pesos para todo el mes. Compré harina, grasa e hice 3 docenas de rosquitas para vender. Fue un éxito y eso que era un lunes, un día que tal vez la gente no consume tanto”.

Estuve toda la semana haciendo rosquitas gracias a eso y cuando ya había juntado un poquito invertí en productos de panadería para abrir un despacho de pan en nuestra casita, que mide 6x5 en total”, destaca entre risas.

TEST VIAJES

Corrieron la cama, pusieron una cortina y se armaron un reducto solo para preparar y vender desde la ventana. Están en la zona de 50 y 152. Todos en el barrio los conocen.

Pilar explica que las preparaciones propias más complejas todavía las hace en la casa de su mamá porque tiene cocina con horno. Es todo a pulmón: Ezequiel se encarga de los repartos pedaleando kilómetros y kilómetros por día. No tienen auto.

“Empecé un curso de panadería y cada vez son más las cosas que puedo elaborar yo misma. Mi marido se encarga de hacer los envíos en la bici y aunque pedalea varios kilómetros por día no nos rendimos y estamos de lunes a lunes de 9 a 20. Tenemos muchas ganas de seguir creciendo con este emprendimiento que hoy es nuestra única fuente de ingresos”, completa la joven. Dos grandes luchadores.

Dejar un Comentario