Suicidios en agentes de la Policía Bonaerense: punto por punto, el programa que se lanzó para la prevención

Se publicó este martes en el Boletín Oficial de la Provincia de Buenos Aires. El detalle de cómo serán las diferentes líneas de acción. Tres tipos de riesgo
Provincia 25/06/2024 . Hora: 10:48
Suicidios en agentes de la Policía Bonaerense: punto por punto, el programa que se lanzó para la prevención

La Provincia de Buenos Aires oficializó este martes la creación de un programa para prevenir los suicidios en los agentes de la Policía Bonaerense.

“Este fenómeno de magnitud mundial refleja cifras igualmente alarmantes para Argentina y específicamente para las fuerzas de seguridad que integran una de las poblaciones de riesgo con mayor índice de casos de suicidios”, se señaló.

PROVINCIA BBB

En tal sentido, “la prevención y atención de la problemática del suicidio en la Policía de la Provincia de Buenos Aires demanda un abordaje integral en miras a promover estrategias de cuidado y bienestar para el personal policial de la Provincia de Buenos Aires; desde la prevención hasta la posvención”.

“Se trata de una propuesta que, a través de estrategias preventivas -enfocadas en la detección de población de riesgo e implementadas por profesionales especializados- se centra en el cuidado de los/las oficiales en los que se puedan identificar malestares subjetivos, así como también lleva a cabo acciones de posvención a los/las compañeros/as del personal fallecido a causa de un suicidio, en caso de corresponder”, destacaron desde la Provincia de Buenos Aires.

MLP

En ese sentido, indicaron que habrá un dispositivo que trabajará en las siguientes líneas de acción:

-Primer contacto

CABA

Es el primer recurso en el que se ofrece un tiempo y espacio destinado a la atención confidencial del personal que solicita el contacto. En el marco de este espacio, un/a profesional matriculado/a establece las bases para efectuar un acompañamiento, en caso de corresponder.

-Sistematización de información

Se realiza un registro confidencial de cada caso, con el objeto de contar con datos fidedignos y disponibles para la comprensión de esta problemática compleja, así como también para establecer la cantidad de intervenciones y sus respectivos progresos. Este registro se hace y se actualiza desde el “primer contacto” hasta el cierre de la intervención, de acuerdo a los datos que se solicitan en la Planilla incorporada en el ANEXO II.

-Difusión, capacitación y comunicación

La dimensión preventiva es un aspecto central dentro de las políticas dirigidas a la problemática del suicidio. Por lo tanto -en vías a sensibilizar respecto a la importancia de la prevención y difundir los canales de atención disponibles- se implementan capacitaciones, mesas de diálogo, jornadas y talleres en las distintas áreas ministeriales que requieran información sobre la temática.

Asimismo, con la intención de fortalecer la capacidad de respuesta del dispositivo, se planifican instancias de formación y actualización para los/las profesionales que brindan contención al personal consultante.

Por otra parte, las actividades de capacitación se destinan al personal policial, con especial énfasis en aquellos oficiales que ejercen funciones de conducción / supervisión, o coordinación de grupos, a fin de que cuenten con herramientas que les permita identificar situaciones de alerta entre el personal policial que se encuentra bajo su órbita.

Finalmente, se producen materiales de difusión y folletería para difundir estrategias de prevención del suicidio.

-Posvención

Se trata del espacio de apoyo y acompañamiento al personal que hubiera compartido el espacio de trabajo con un/a oficial fallecido/a a causa de un suicidio. De esta manera, el equipo de profesionales brinda un espacio de escucha, contención y apoyo para compañeros y compañeras.

La evaluación de riesgo se encuentra a cargo del/de la profesional que recepciona cada caso, a partir de un análisis de los elementos surgidos tanto de la derivación por parte de otras áreas del MINISTERIO DE SEGURIDAD DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES, como del “primer contacto” con el/la consultante. A partir de este análisis, será posible inferir el nivel de riesgo de la situación abordada y así asegurar una correcta intervención.

Para ello, el personal profesional interviniente podrá tomar como referencia las categorizaciones de riesgo establecidas por la OMS:

Riesgo Bajo:

-Hay ideación suicida sin planes ni preparativos concretos para hacerse daño.

-La persona no tiene un plan concreto de atentar contra su vida.

-Aunque aparezcan cambios en la conducta, no se visualizan alteraciones emocionales graves. Pocos factores de riesgo conocidos.

-Se detecta en el personal algún signo de riesgo en redes sociales y/o en conversaciones con otras personas.

-Ausentismo en el ámbito laboral.

Riesgo Moderado:

-En algunos casos, existen planes con ideación suicida y preparaciones evidentes de atentar contra la propia vida.

-En otras situaciones, aunque hay ideación e intención suicida, no hay un plan claro ni la persona manifiesta querer realizarlo en forma inmediata.

-Puede haber antecedentes de intentos previos y factores de riesgo adicionales.

-La persona presenta alguna alteración emocional que cede en la conversación y está motivada para mejorar su estado emocional y psicológico actual.

Riesgo Alto:

-Hay planes y preparaciones concretas para hacerse daño o la persona ha tenido varios intentos de suicidio.

-Hay dos o más factores de riesgo. La ideación e intención suicida se expresan junto con un plan detallado y los medios para llevarlo a cabo.

-Hay alteraciones emocionales graves: violencia, ira, impulsividad y/o se expresa un conflicto manifiesto.

-Demuestra desesperanza acerca del futuro.

-Rechaza el apoyo social disponible.

-Ausencia en el ámbito laboral con amenaza de autolesión.

-Ingesta de medicación y/o otros comportamientos de riesgo.

Dejar un Comentario