El garrismo se divide en dos alas: la política y la gestión

La Rosca Platense 24/06/2020 . Hora: 10:40
El garrismo se divide en dos alas: la política y la gestión

Los movimientos políticos dentro del gabinete de Julio Garro no se detienen a pesar de la cuarentena. Desde hace algún tiempo han quedado delimitadas claramente dos alas: la de "gestión" y la de "política".

La de gestión está encabezada por el trinomio Oscar Negrelli (Coordinación), Marcelo "Chuby" Leguizamón (Gobierno) y Enrique Rifourcat (Salud). A los que también hay que sumar al Horacio Prada (Economía) y Federico Ortiz (Modernización). Todos con rango de secretario. Y hay una recién llegada a este grupo: Ileana Cid, presidenta del Concejo Deliberante, quien cruzó de "bando" junto a su pareja, Rubén Casanova, titular del Mercado Regional.

SHOW DEL DESAYUNO

Ortiz aparece como un tapado, y hay quienes ya lo quieren "tantear" como candidato en el legislativa del 2021 para posicionarlo como un eventual candidato a la intendencia en el 2023.

El otro sector del garrismo suma cada vez más volumen. El ala política está liderada por Nelson Marino (reciente concejal, y ex Secretario de Gobierno), y cuenta con un fuerte apoyo político de Luis Barbier (Obras y Servicios Públicos) y de Darío Alfano, Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales. Otro de los funcionarios que aparece en este sector es Juan Manuel Martínez Garmendia, subsecretario de Asuntos Estratégicos.

MLP

Y no hay que olvidarse de otros dos Secretarios: Miguel Forte (Transporte) y Darío Ganduglia (Seguridad). Éste último encabezó la lista de concejales en la última elección del 2019. Es una persona muy cercana al intendente.

Por su parte, el líder de Camioneros en La Plata cruzó de vereda en diciembre: del Frente de Todos al gabinete de Garro sin escalas. Pero se acopló con mucha velocidad al ala política y ya es uno más del equipo.

MLP

Pero hay otros sectores que tienen un pie en cada lado. En el caso del ala de Fernando Ponce pareciera haber una mejor "vibra" con el ala de Nelson Marino. "Nelson es Julio", se escucha en el palacio municipal. Y Ponce también quiere pertenecer a ese garrismo original. El ala de Ponce tiene actualmente a dos funcionarios importantes: Agustín Scotti y Julieta Quintero Chasman.

Todos ya están pensando en el futuro político de la ciudad. Las elecciones no quedan tan lejos.

¿Y qué pasará con la reciente titular de Convivencia Urbana, Virginia Pérez Cattaneo? También tiene la posibilidad de quedar bien con todos los sectores. Pertenece al ala de Marino, pero ha trabajado con Negrelli. Igualmente se quedará dentro del ala política. Cabe recordar que en los primeros meses del 2019, se vieron pasacalles de la propia Pérez Cattaneo "presentándose en sociedad" como potencial candidata. La ex delegada viene levantando su perfil desde hace un buen tiempo.

Algo similar ocurre con los radicales, que se inclinan hacia el ala política luego de algún "chisporroteo" con gente del ala de gestión. Por su parte, el concejal Javier Mor Roig se mantiene expectante: juega a varias bandas desde el recinto.

Garro saca partido con esta división. Todos le responden y tratan de hacer el mejor esfuerzo para congraciarse. Esto también derrama en la posibilidad de elevar el nivel de la gestión local.

Pero también hay tensiones: Marino y Negrelli son quienes administran los pagos de la Municipalidad. Allí será clave la (des)confianza entre ambos para agilizar la burocracia municipal. Cada ala querrá avanzar con los pagos que le corresponden a su área. El peligro es que la desconfianza genere trabas. Este juego requerirá de colaboración mutua.

Finalmente, otro punto a favor del ala política: saben cómo llegar a la gente y hacer política en los momentos complicados. Por ejemplo, fueron claves para "salvar" una elección muy difícil como la del 2019. Al ala de gestión no se les reprocha su esfuerzo en el trabajo diario, pero han sido más prescindibles a la hora de pensar en candidaturas.  

Dejar un Comentario