Fue a un hotel de La Plata con su novia, lo metieron preso por abuso pero el conserje no oyó nada: "Le hicieron una cama"

Judiciales 01/03/2021 . Hora: 12:23

La familia de Ricardo Costa sigue pidiendo Justicia. Lleva ya 2 años detenido luego de haber sido denunciado por abusar sexualmente de su ex novia en un hotel de La Plata.

“Está preso hace dos años sin ninguna prueba en su contra. Es solamente la palabra de ella y una marquita en el cuello, que puede ser un chupón”, dijo en diálogo con LAPLATA1.com Marina, la actual pareja de Ricardo.

“Eso es todo lo que hay. Los testigos del hotel alojamiento no escucharon nada. Así lo dijo también el encargado del lugar”, agregó.

“Ella declara haber tenido un abuso durante toda la noche, pero nunca dice si fue forzada a ir al lugar. Declara que, después del supuesto abuso, él se quedó dormido, y no explica por qué no se va en ese momento. No pidió ayuda, no llamó a conserjería, tampoco usó su celular”, añadió.

Y se preguntó: “Si vos estás siendo violada, porqué ayudás al violador a vestirse. Hay muchas incoherencias. Después se fueron juntos del hotel, y desayunaron en la casa de ella”.

Según su relato, la denuncia surge dos días después de este encuentro en el hotel cuando él descubre que ella le estaba siendo infiel. “Él venía sospechando pero no le quería creer al entorno. Cuando él descubre cómo era la vida de ella, decide cortar la relación, y ahí es donde ella fragua esta denuncia con uno de sus amantes”, dijo Marina.

Y asegura: “Fue una trampa, una cama que le hicieron. Una ex pareja del amante de la denunciante testificó ante la Fiscalía porque el hombre le había dicho que estaba todo armado y era una mentira”.

Por otro lado, Marina señaló que las pericias le fueron favorables a Ricardo.

Pero lo que también irritó a Marina fueron unos chats donde la denunciante se ríe del tema y dice que es una buena actriz.

“Su detención fue muy al estilo John Dillinger: es trasladado desde Mar del Plata a la DDI de La Plata donde comenzó su calvario. Él jamás se resistió, entregó su celular para que sea peritado en la justicia, declaró, se puso en manos de un abogado defensor, perdió su trabajo, y de repente sin ninguna explicación su vida había sido destruida”, señaló Marina.

Por otro lado, aseguran que la vida de Ricardo fue muy dura en la cárcel: “Sufrió la condena primero social y después la condena de la cárcel; le pegaron, lo escupieron, lo humillaron, lo trasladaron a uno y otro penal (de la DDI La Plata hacia la Alcaidía Petinatto, Unidad 29 Melchor Romero, Unidad 35 de Magdalena, y finalmente Unidad 15 de Batan)”.

Y agrega Marina: “Lo más grave de esto es que también sufrió abusos sexuales, intentaron introducirle objetos en el ano y otros vejámenes que ocurren a los que están presos por estas causas, debiéndose defender y pasando lo indecible”.

Dejar un Comentario