Las tierras fiscales de El Rincón y la gran importancia de una decisión irrelevante

Opinión 15/08/2021 . Hora: 08:30
Las tierras fiscales de El Rincón y la gran importancia de una decisión irrelevante
Juan Pedro Barra
Por Juan Pedro Barra
Periodista.

Tras varias sesiones de silencios pronunciados, como una suerte de larga agonía, se aprobó esta semana la cesión de tierras al Arzobispado, a fin de construir una iglesia, con el apoyo de las tres fuerzas políticas en el recinto (excepto por las abstenciones de las concejalas Yanina Lamberti y Sabrina Bastida).

Es difícil recordar un proyecto que haya sido aprobado casi en unanimidad, a pesar del rechazo completo por parte de los vecinos afectados. No obstante, la unanimidad no quiere decir que no haya habido discusiones al respecto, todo lo contrario.

PROVINCIA

Esto coincidió también con la última sesión de la precandidata a diputada nacional, Victoria Tolosa Paz, quien solo estuvo presente en los primeros minutos de la sesión para referirse a este tema. Alrededor de las 11 de la mañana se respiraba un clima de alegría en los pasillos del primer piso en el Palacio Municipal, donde todos se sacaban fotos con la concejala que se despedía.

Pero el clima de fiesta de 15 se cortó de manera alevosa cuando entraron a un despacho para tener una reunión de bloque, donde hasta los asesores se quedaron afuera. La sesión ordinaria había sido citada para las 11, ya había pasado más de una hora de eso y el Frente de Todos aún no sabía que iba a hacer respecto a esta decisión.

MLP

Por cierto, una decisión tan importante como intrascendente. Porque, a pesar de los simbolismos que representaban los posibles votos del Frente de Todos, era absolutamente en vano debido a que Juntos por el Cambio contaba ya con los votos necesarios para aprobar el proyecto.

STMLP

A diferencia de la mayoría de las oportunidades donde se plantean diferencias, esta vez era indiferente que el proyecto venga de manos de la fuerza política contraria. Uno pensaría que con la posición tan tajante que tomaron los vecinos de la localidad, la decisión era fácil para el bloque opositor local.

No obstante, quedó un gran detalle dando vueltas: los fondos para dicha obra son del Gobierno Nacional. También cabe recordar que no es un bloque cualquiera de concejales, sino uno que se referencia en la cara más visible del proyecto nacional en este momento.

En ese sentido, votar en contra era -en cierta forma- votar contra la gestión nacional. Pero también -en cierta otra forma- votar a favor era hacerlo contra el vecino, o al menos así ellos lo hacían sentir.

Ediles llegaron a calificar esta decisión como un 'pantano' difícil de caminar y concordaban en que la posición tan radical que tomaron los frentistas solo complicaba más las cosas, aunque sin hacer juicio de valor sobre la reacción colectiva, teniendo también en cuenta que se trata de los únicos terrenos fiscales del barrio platense.

Los concejales del Frente de Todos se acercaron y tuvieron varias asambleas, intentando negociar, llegar a un punto en común. Haciendo, al fin y al cabo, política, con la mezcla de rosca y convicciones que conlleva.

De hecho, en la amplitud del Frente de Todos, varios de los vecinos que protestaron fervientemente eran 'compañeros', lo que dificultaba más todo. Sin embargo, se piensa que los incovenientes se podrían haber evitado, si se hubiese comunicado de manera más clara desde un principio, en vez de jugar a la eterna promesa volátil.

De una manera u otra, termina siendo un triste ejemplo de la falla de la política como método de acción entre la sociedad y las instituciones, pero a llorar a la Iglesia.

Dejar un Comentario