Cenan con un cráneo y sueñan con un cerebro: la pareja de platenses que con 50 años estudian juntos en Medicina

Sociedad 25/01/2022 . Hora: 13:06
Cenan con un cráneo y sueñan con un cerebro: la pareja de platenses que con 50 años estudian juntos en Medicina
Francisco Angulo
Por Francisco Angulo
Periodista.

Daniela y Claudio son pareja desde hace 10 años. Y en el último tiempo decidieron pegar un volantazo: comenzar una carrera universitaria.

Ella es de La Plata y tiene 54; él de Ensenada y con 51 años a cuestas. Pero no se apichonan. Lo toman como un gran desafío personal y grupal. “Trabajamos en equipo”, cuenta a LAPLATA1.com Daniela.

Daniela ya está en tercer año en Ciencias Médicas y su pareja arrancó también la Tecnicatura en Prácticas Cardiológicas.

“Decidí ser médica y policía a los 15 años. Tuve la suerte de terminar el secundario e ingresar al año siguiente, en 1987, a la facultad de Ciencia Médicas. Pero me casé e hice dos años a los tumbos. Luego quedé embarazada y ya era demasiado lidiar con todo”, recuerda Daniela.

“Lo dejé para más adelante, y ese más adelante fue mucho más adelante”, reflexiona.

Siguió trabajando en la Policía y se dedicó a la parte de criminalística con especialidad en balística forense. Pasó la vida y siempre Daniela pensó en regresar a terminar su sueño: recibirse de médica. Pero los años pasaron y la decisión se fue postergando de forma indeterminada.

Probó con Odontología pero fue un regreso fallido. Luego, en el 2020, concretó su arribo a Medicina e involucró también a su pareja que comenzó a estudiar la tecnicatura. Él actualmente conduce un remis doce horas diarias. Remisero y universitario. 

“Es difícil, pero nunca es tarde. A todos los que quieren empezar o retomar una carrera, la edad no tiene que ser un límite. Es algo impuesto de manera estúpida. Lo veo con una proyección a futuro porque quiero ejercer. Tenemos a favor la experiencia de vida, la madurez, un mayor sentido común. Obviamente cuesta tomar el ritmo de estudio pero es un hábito que lo vas adquiriendo”, dice Daniela.

“A veces es difícil compaginar una vida de hogar y trabajo con una carrera, pero hay que encontrar la manera de ensamblar eso y hacer lo que nos gusta. Obviamente hay que hacer sacrificios, pero no hay excusas para empezar una carrera si tenés ganas y te gusta algo”, señala.

Y advierte que “muchos jóvenes hoy no tienen una base para saber qué carrera seguir; salen de la escuela totalmente desorientados. Hay chicos que están buscando su horizonte mientras están cursando el primer año”.

Daniela y Claudio se ayudan mutuamente para estudiar. La mesa de la cocina está llena de apuntes, fotocopias y libros. Y hasta un cráneo, al que apodan “Pocho”. Hace un par de días Claudio hizo la disección de un corazón de vaca. No es ningún improvisado.

Por último, la estudiante de Medicina revela entre risas: “Estamos juntando plata para comprar las maquetas del corazón y del cerebro. Quizá nos los regalemos para nuestro aniversario. Eso nos hace felices”.

Dejar un Comentario