Dos platenses "viajan en el tiempo" y se conectan con sus ancestros gracias al "Ritual del Útero": "Es una experiencia única"

Sociedad 18/05/2022 . Hora: 10:10
Dos platenses ”viajan en el tiempo” y se conectan con sus ancestros gracias al ”Ritual del Útero”: ”Es una experiencia única”
Francisco Angulo
Por Francisco Angulo
Periodista.

Natalia y Verónica son dos platenses que desde hace algunos años se metieron en un “mundo” muy especial: las terapias complementarias. Pero más específicamente un ritual: el ritual de sanación del útero.

PRIMERO LA GENTE

En diálogo con LAPLATA1.com, ambas cuentan de qué se trata esta interesante movida que conecta con sus antepasados: 7 generaciones previas. Un viaje que, según cuentan, le cambia la forma de ver la vida a las personas que pasan por esta experiencia.

“Ya venía trabajando con otras terapias holísticas, pero lo que me hizo no dudar fue el poder recuperar mi sagrado femenino, mi energía femenina, mi creatividad. Poder verme a mí misma desde un lugar más amoroso, de compasión, y aceptación”, dice Natalia.

OBRAS QUE TRANSFORMAN

“Tuve mucha conexión con el rito”, repite. Y explica en qué consiste: “Es el rito número 13 del Munay-Ki. Es el rito de lo femenino, relacionado con los 13 ciclos de la luna en un año solar. El objetivo es sanar las memorias heredadas de sufrimiento, de dolor, de abusos, de duelos, de abortos, de patrones, de mandatos. Nos empoderamos como mujeres sabias y creadoras gestando nuestra propia realidad día a día”.

“Sanamos nuestra alma y corazón, y cualquier huella que no deba estar desaparece. Esta sabiduría se transmite de útero en útero. Realizamos el apoyo a partir de la imposición de las manos sobre el vientre y allí va a acompañado de una frase. La mujer se convierte en guardiana del útero. Es una experiencia súper transformadora que consiste en sintonizar con el sagrado femenino de la mujer”, agrega.

Lo puede hacer cualquier persona: hombres, mujeres, niñas, adolescentes. Cualquiera.

¿Y cómo impacta el ritual en la persona? “El click en un momento se hace. Hay personas que toman consciencia más rápido y otras que demoran más, pero los cambios en realidad son inmediatos en relación a mirarse a una misma de manera diferente. Hay personas nos han dicho que venían porque no tenían el periodo menstrual, se van del taller y a los dos días les baja. También personas que sufrían de mucho dolor y luego desaparecen tras el ritual”, apunta Natalia.  

Verónica, por su parte, tiene una “doble vida”. Conoció y difunde estas terapias complementarias, y trabaja simultáneamente en el Poder Judicial como perito forense. Es psicóloga. Diagnostica a imputados por delitos graves.

“Tengo un consultorio y ahí hago terapia psicológica tradicional. Leer de estos temas me abrió la cabeza”, cuenta. Una fusión entre Lacan y las culturas iniciáticas. “En la Facultad de grado y posgrado no tuve acercamiento a estas temáticas. Me metí mucho en la cultura inca y los originarios americanos en general. Nos gusta trabajar mucho con los sonidos”, señala.

“Este ritual tiene que ver con sanar las memorias uterinas que se transmiten de generación en generación. Hay muchas disciplinas que hablan de la transmisión de los traumas, limitaciones y cómo eso está guardado en el útero. Trabajamos con cuencos, sonidos, cuarzo, incluimos instrumentos de la cosmovisión andina, que van movilizando estas distintas memorias que hay de nuestros antepasados. Está comprobado que estuvimos en el útero de nuestra madre porque el óvulo se formó allí. La idea es que nuestra vida fluya más, derribar las represiones, miedos y mandatos. Soltar de manera simbólica como hacían los originarios”, completa Véronica.

Dejar un Comentario