Arquero en la gestión, delantero en el discurso: el escenario de Kicillof en medio de una triple tormenta

Un problema estructural, un problema previsible y un problema inesperado se mezclan en un comienzo de año desafiante para la Provincia de Buenos Aires en materia de recursos y contención social
Opinión 03/03/2024 . Hora: 08:41
Arquero en la gestión, delantero en el discurso: el escenario de Kicillof en medio de una triple tormenta
Francisco Angulo
Por Francisco Angulo
Periodista.

El 11 de diciembre del año pasado Axel Kicillof asumía su segundo mandato y ya adelantaba que el gobierno bonaerense asumiría un rol “defensivo” en la gestión: algo así como proteger y resguardar a los “caídos del mapa” por la política económica de Javier Milei.

A casi tres meses de aquel momento, una triple tormenta obliga al gobernador a un juego extremadamente complejo para evitar los goles en contra.

PROVINCIA BBB

En primer lugar, lo que él ya podía imaginarse: la noción económica de Milei golpea más crudamente a la Provincia de Buenos Aires, con sectores económicos y sociales más dependientes de los subsidios, de los créditos a tasa blanda o de la protección a las importaciones. 

En un mundo de libre mercado, ese esquema va desapareciendo y la transición puede ser muy dura. Todavía no hay datos oficiales categóricos, pero los números preliminares sectoriales hablan de una recesión bastante profunda en el primer bimestre del año.

PROVINCIA 1000 AULAS

El segundo elemento de la tormenta está vinculado a un tema estructural de la Provincia de Buenos Aires que cobra mayor relevancia en este contexto: la distribución de la coparticipación. Desde hace dos años, Kicillof y su Ministro de Economía, Pablo López, vienen planteando la necesidad de rediscutir el actual diseño. 

La Provincia aporta el 40% de los recursos y recibe el 22. Discutir cómo se reparte la torta es muy difícil. ¿Quién cedería? Kicillof trata de ser amable con el resto de los gobernadores pero entiende que hay injusticias. 

TEST VIAJES

En la Constitución Nacional, se señala que la coparticipación “será equitativa, solidaria y dará prioridad al logro de un grado equivalente de desarrollo, calidad de vida e igualdad de oportunidades en todo el territorio nacional”. Quizás haya llegado el momento en que el resto del país sea más solidario con la Provincia de Buenos Aires y no al revés. 

Siguiendo los criterios que se emplean en otros países, el Ministerio de Economía bonaerense cree que la Provincia podría saltar del 22% que recibe a un 31%. De nuevo: ¿Qué provincias estarían dispuestas a ceder recursos para que Buenos Aires suba 9 puntos porcentuales? 

El tercer foco de la tormenta era un poco menos previsible: la eliminación de fondos específicos. Nos referimos al Fondo de Incentivo Docente, al Fondo Compensador para el Transporte Público y al Fondo de Fortalecimiento Fiscal. Tres mazazos posteriores al fracaso de la Ley Ómnibus. En su reciente discurso en el Congreso, Milei prometió un "alivio fiscal" a la provincias. Eso sí: a cambio de apoyo para aprobar la mencionada Ley Ómnibus, un proyecto diametralmente opuesto a la concepción ideológica del gobernador bonaerense.

Kicillof no tiene mucho margen para fallar como arquero. Andrés “el cuervo” Larroque trazó un panorama complejo en lo social. Por ejemplo, dijo que Nación destinará 47 mil millones de pesos en todo el país para todo el año en el SAE (Servicio Alimentario Escolar). Son chirolas si se tiene en cuenta que la Provincia de Buenos Aires pone 52 mil millones de pesos. Pero solo en un mes. 

Dejar un Comentario