Dictaron prisión perpetua a los motochorros que asesinaron a un jubilado de 77 años en La Plata

La Justicia declaró culpables a Héctor Villamayor y Walter Lazarte por el homicidio de Jorge Marcelo Pecchiari. El hecho ocurrió el 1º de enero de 2020 en la casa de la víctima, de Barrio Hipódromo
Judiciales 20/06/2024 . Hora: 09:00
Dictaron prisión perpetua a los motochorros que asesinaron a un jubilado de 77 años en La Plata

La Justicia condenó a prisión perpetua a Héctor Villamayor y Walter Lazarte, los motochorros que asesinaron a un jubilado de 77 años en su casa de La Plata el 1º de enero de 2020.

Según informó El Día, la sentencia fue dictada de manera unánime por el Tribunal Oral Criminal V de La Plata, que avaló el planteo de la fiscal de juicio, María Victoria Huergo.

PROVINCIA BBB

El homicidio de Jorge Marcelo Pecchiari ocurrió en la mañana del primer día de 2020. El juicio oral comenzó en marzo de 2024 y, durante todas las audiencias que se llevaron adelante, se escucharon distintas declaraciones propuestas por Victoria Huergo, representante del Ministerio Público, que sirvieron, para robustecer la acusación que pesa sobre los dos motochorros, que estuvieron sentados en el banquillo de los acusados.

Según la investigación, los ahora condenados a perpetua, Héctor Villamayor y Walter Lazarte, habían asaltado en primer instancia a una mujer policía a pocas cuadras de la escena del crimen y la noche anterior atacaron a una familia cuando llegaba con bebidas y comida a festejar Año Nuevo. En este sentido, durante el desarrollo del debate, la fiscal Huergo agravó la acusación. Por tres robos a mano armada, uno con resultado fatal.

MLP

Cabe recordar que Héctor Villamayor (señalado como tirador) y el conductor de la moto, Walter Lazarte, habían sido detenidos a pocos días del asesinado del jubilado. Uno en Villa Alba, otro en el barrio El Mercadito.

STMLP

“(..) Se resuelve condenar a la pena de prisión perpetua, accesorias legales y costas del proceso, por resultar por resultar coautores penalmente responsables de los delitos de robo agravado por el empleo de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditada (Hecho II) conforme lo normado por el art. 166, inciso segundo último párrafo del Código Penal; homicidio agravado por haberse perpetrado para garantizar los atacantes su impunidad y robo agravado por el empleo de arma apta para el disparo (Hecho III)”, dice el fallo al que este diario tuvo acceso, y que condena a los acusados.

En el primer día de 2020, Jorge Pecchiari se despertó temprano. La noche anterior había compartido con su esposa -María Esther Amieva (76)- y el resto de la familia la cena de Nochevieja y el inicio del 2020 en su casa del Barrio Hipódromo. El hombre vivía en ese inmueble desde que tenía 15 años y era bien conocido en la vecindad.

Minutos después de haber desayunado, Jorge se levantó de la silla para atender a quien había tocado el timbre. María -“Cuqui” para los conocidos- se encontraba en el patio tendiendo la ropa. Cuando volvió a ingresar al interior de la vivienda fue por los ruidos que venían desde la puerta de entrada: dos hombres habían forcejeaban con Pecchiari y en segundos, la violenta escena se convirtió en asesinato.

“Lo ejecutó a cincuenta centímetros de distancia. Yo empecé a gritar, que no le peguen, hacía poco tiempo lo habían operado y estaba débil”, recordó en aquel momento la esposa.

Dejar un Comentario