Las terroríficas historias de las casas embrujadas de La Plata contadas en primera persona: "Me quedé helado"

Sociedad 24/09/2021 . Hora: 11:27
Las terroríficas historias de las casas embrujadas de La Plata contadas en primera persona: ”Me quedé helado”
Rocío Scheffer
Por Rocío Scheffer
Periodista.

Miles de historias rondan en La Plata. Desde túneles secretos y la creación de la ciudad a base de mística y rituales, la gente cuenta, relata, lee y tiene para charlar largo y tendido de estos temas.

YPF 300x250

Uno de los que hizo el boom en las últimas horas fue el de las casas o lugares embrujados, que aunque para algunos es pura falacia, otros lo toman en serio y hasta documentan no sólo con anécdotas, sino también con fotos lo sucedido.

“Buenas noches, hoy si tienen ganas hablemos de casas embrujadas en la ciudad, empiezo yo”, dijo un usuario en un grupo platense, y desató la oleada de más de 400 comentarios donde algunos se destacaron más que otros.

El primero comenzó contando: “Nos fuimos a vivir con mi pareja en ese entonces y nuestro hijo pequeño, ella estaba embarazada y me llamaba porque le daba miedo ir al baño pero no me decía nada. A la noche guardábamos los juguetes y a la mañana cuando me levantaba para ir a trabajar estaban todos tirados”,

Pero un día se llevó una sorpresa: “De noche ella me llama porque había ruidos en el living, me levanto, voy y veo dos sombras pequeñas. Eso me llevo a consultar con los vecinos y un chico de al lado de mi casa me preguntó si también los había visto”.

Banco Provincia

El hombre no entendía nada y preguntó a quiénes, pero la respuesta lo dejó anonadado: “Me respondió ‘a los nenes’. Me quedé helado. Resulta que al fondo de nuestra casa una mujer se fue a bailar y dejo a los chicos, la casa ardió y los ellos murieron. Es en 22 y 518”.

Y luego compartió otra historia: “Otra vez ya nacido mi hijo Benjamín, era de día, mi ex lo dejó arriba de la cama y de repente ella con su instinto de madre gritó y fue corriendo a la pieza, y el bebe tenía un lazo en el cuello”.

Algo similar le sucedió a otra joven: “Tengo hermanos mellizos, eran bebés y estaban en su cuna los dos. Mi mamá en su cama al lado, plena noche cuando dormía, siente algo y de la nada con su instinto se levanta y va corriendo al comedor, agarra una tijera y vuelve a la pieza. Lo que hace es cortar un cordón que tenían los dos juntos en el cuello, nunca supimos cómo pasó que las dos cabezas hayan entrado en ese cordón, no hay explicación”.

Ardemos

En la misma línea, una mujer habló de una casa abandonada sobre Camino Centenario y 503 que según dijeron, tiene historia detrás y nadie se atreve a averiguar: “En mi adolescencia entré con amigos ya que también nos copa esa onda de investigar, y se solían escuchar ruidos al entrar. Vimos varias cosas antiguas, algunas no las reconocí, una silla mecedora intacta que se movía sola y en la parte del sótano que ahora no sé si sigue estando, se escucha el piano tipo 2 am”. Sobre este lugar, los curiosos comenzaron a preguntar, e incluso algunos tuvieron la idea de ir a “hacer un vivo para las redes” y documentar de esta manera lo que aseguran que sucede allí.

“Aunque se caguen de risa vi un pibe vestido de traje adentro de una casa que alquilaba, paso la dirección, total... 16 y 42 por si alguien más le pasó”, comentó otro hombre, que parecía tener varias historias guardadas.

“En otra casa muy antigua donde mi ex cuñado tenía empresa de internación domiciliaria dicen que había un nene. Lo vieron empleadas en la escalera y un familiar que se quedaba a dormir dice q todas las noches le golpeaba la puerta. Diag 73, sin más data porque pobre tipo no la alquila más”, explicó.

¿Espíritus en los colegios?

El colegio San Martín N° 19 parece haber sido cuna de varios sucesos de terror que protagonizaron niños y niñas que asistían, y pese a que los padres creyeron las historias, otros no les dieron mucha importancia.

Una mujer, marcada por el paso del tiempo y el trauma que le quedó de aquel momento, explicó su situación: “A mí me paso en el colegio y la maestra de Educación Física nunca me creyó. Estábamos en su horario, a lo que le pregunto a la seño si podía ir al baño y me dice que sí, que vaya a los baños del patio, porque los del gimnasio me daban miedo”.

Según cuenta, “siempre hubo un baño que se tiraba sola la cadena pese a no haber nadie”. Es por eso que decidió no hacer pis, sólo atinó a lavarse la cara y las manos. “De repente se tiró la cadena sola y al rato se abrió la canilla. Miré para atrás y no había nadie, me quedé quieta unos segundos y ahí escuché la voz de una nena diciendo un ‘hola’, con eco”, detalló.

En ese momento sólo quiso salir corriendo. “No podía llorar hasta llegar al gimnasio. Cuando llegué lloré, y con la profe y mis compañeros fuimos al baño a abrir todas las puertas, pero no vimos nada. Ella decía que seguro había sido algún alumno, pero yo puedo asegurar que ese ‘hola’ no fue de alguien vivo”, aseguró.

Otra mujer salió a su respaldo entre los comentarios: “Sabés que mi nena me dice que en el baño del colegio siempre ve una sombra negra y ahora va acompañada, ahí no aparece la sombra”, motivo por el cual ahora le reza y encomienda “a sus ángeles de la guarda”.

Dejar un Comentario